Consejos para perder peso de forma saludable

Cómo controlar su deseo con la comida

Hay ciertos alimentos que son los “puntos débiles” de quienes pretenden bajar de peso. Estos alimentos no están en las verduras, y suelen ser los dulces o la  comida para llevar. Por otra parte, renunciar a los “puntos débiles” es lo que la mayoría de la gente encuentra como “lo más difícil de hacer”. A veces no es el tema de ciertos alimentos. Es la comida en general, y algunas personas comentan tener hambre todo el tiempo.

Iniciar una dieta de pérdida de peso significa restringir o reducir al mínimo los dulces, azúcares, comida basura, comida para llevar, etc, junto con la restricción de calorías y, a menudo la cantidad de alimentos que se consumen. Entonces, ¿cómo controlar el deseo de ciertos alimentos si es “lo más difícil de hacer”?

Este artículo se centra en el deseo de ciertos alimentos y se sugieren consejos para bajar de peso con el control del deseo por la comida.

1. El conocimiento es poder. Si sabe por qué tiene hambre, entonces será capaz de tratar y controlar su deseo por la comida. ¿Cómo puedes seguir algunos consejos si no sabe qué está pasando?

El hambre emocional:
En cuanto a la naturaleza, el hambre es una de las maneras con las que el cuerpo nos hace saber que necesita energía. Sin embargo, el hambre para el ser humano moderno es mucho más complicado que el simple ‘se queda sin energía’.

Un área que la investigación ha estudiado es el comer emocional. En el hambre emocional el comer no es sólo una señal de falta de energía, sino que se ve influenciada por nuestras emociones.

El comer emocional se lleva a cabo si estamos felices o tristes, y se puede conectar con conseguir un ‘sentirse bien’. Si estamos tristes nos puede consolar comer para sentirnos mejor.

El hambre física:
El hambre física se acompaña con frecuencia de síntomas físicos tales como dolor de cabeza, debilidad, mareos, malestar fatiga, etc. Cuanto más tardemos en comer más fuertes serán sus efectos.

Los resultados:
El efecto después de comer emocional suele tener el efecto contrario de conseguir una buena sensación. Los estudios sugieren que las personas en realidad no se siente mejor después de comer para consolarse. Ellos pueden sentirse satisfechos al comer alimentos específicos, aunque se sientan culpables.

Esto tiende a crear un ciclo en el que las personas emocionalmente comen para sentirse mejor, y se sienten mal después, por lo que comer más puede aumentar el peso…y así sucesivamente.

2. Romper el ciclo de comer por razones emocionales.

En primer lugar reconocer si se trata de hambre emocional o no. Pregúntate a ti mismo: ‘¿No me apetece un alimento en específico? “¿Tengo algún otro síntoma físico como fatiga, sensación de que me desmaye, etc?” “¿Si bebo un vaso de agua va a parar mi hambre?”.

En segundo lugar mantener un diario de comida y bebida durante una semana. Incluir cómo se siente antes de comer el alimento y el después. Esto le ayudará a reconocer qué alimentos son más propensos a tener o desear en combinación con la que los sentimientos que tiene y luego ver cómo se siente después. Mejor, lo peor, infeliz y así sucesivamente.

En tercer lugar una vez que sabes que los sentimientos están relacionados con los alimentos, usted puede comenzar la sustitución de estas asociaciones. Por ejemplo se te antoja el chocolate cuando se siente deprimido, en lugar de tener el chocolate tenga un alimento diferente, como frutas o una actividad placentera diferente, como darse un buen baño.

En cuarto lugar, si usted no puede vencer la ansiedad tenga una pequeña porción de la comida que desee.

Azúcar:
Los carbohidratos son azúcares. Al comer alimentos con alto contenido de carbohidratos de la insulina (hormona que ayuda a absorber el azúcar de la sangre) los niveles en sangre se disparan. Una vez que los niveles de azúcar en la sangre han disminuido, luego la insulina disminuye. El resultado es que sienta hambre y por lo general quieran los hidratos de carbono para alimentarse.

Muchas de las dietas para perder peso sugieren de una proteína de alta (baja ingesta de carbohidratos). Si el cuerpo está acostumbrado a una dieta alta en carbohidratos cuando se cambia a una mayor ingesta proteica y la disminución de los carbohidratos, el cuerpo no está acostumbrado a él y se va a sentir antojo por los carbohidratos. A pesar de algunos cambios se llevarán a cabo a partir del primer día de cambiar la dieta, que dura aproximadamente 2 semanas para que el cuerpo se adapte por completo. Esas dos semanas puede ser más difícil de seguir con lo que usted puede sentirse cansado, anhelan el azúcar, y se siente irritable.

3. Perseverar. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero si sabe que tiene que estar preparado para esperar y obtener resultados.

4. Tome un desayuno a base de proteínas. Le hará sentirse lleno durante más tiempo y le ayudará a romper el azúcar. Los cereales son un desayuno muy común y tiene un alto contenido de azúcares.

5. Optar por carbohidratos complejos en lugar de carbohidratos simples. Los estudios sugieren que los alimentos que tienen una baja carga glicémica (GL) tienden a disminuir la liberación de insulina en la sangre. Comer alimentos con carga glucémica baja (GL índice glucémico = xg total de carbohidratos) puede promover la saciedad y por lo tanto dar lugar a una reducción en el consumo de energía y pérdida de peso.

6. Añadir un poco de vinagre en sus alimentos. Algunos estudios indican que el vinagre se ingiere con los alimentos, pueden promover la saciedad (que se sienta lleno) y también disminuir la respuesta de la glucosa (la cantidad de insulina en la sangre en respuesta al consumo de los alimentos). Sin embargo, no comenzar a beber vinagre, como si fuera agua, ya que puede tener complicaciones de salud con el exceso de consumo.

Bueno en realidad podemos aprender a comer más o a comer el tipo equivocado de alimentos. Tal vez eso no llega a algunas personas como una sorpresa, sin embargo, estos comportamientos aprendidos pueden comenzar tan temprano como el nacimiento (si no incluso antes del nacimiento). Por ejemplo, la investigación sugiere que los bebés que están siendo sobre-alimentados desde su nacimiento tienden a comer más y tienen dificultad para controlar su apetito cuando se hacen mayores.

Así que tal vez se desee más alimentos porque su cuerpo ha aprendido sencilla a comer más. ¿Eso significa que están condenados? No, el “Yo culpo a mi madre” es el camino más fácil. Es muy difícil romper los hábitos y / o comportamientos que se adoptan desde el nacimiento. Sin embargo, el cuerpo puede estar condicionada y volver a aprender los comportamientos.

7. Romper un ciclo. Volver a asociar la comida con otras actividades o con alimentos más saludables. Si está tratando de seguir una dieta para perder peso y sentirse muy hambriento, intente tener frutas o verduras.

8. Siempre consulte a un profesional médico antes de hacer cualquier cambio en su dieta.

A veces el hambre incontrolable o los antojos de alimentos podría ser debido a los desequilibrios hormonales, enfermedades y / o podría ser un signo de un problema de salud más graves. Siempre es mejor hablar con un médico.

Be Sociable, Share!

Dejar una respuesta