Consejos para perder peso de forma saludable

La obesidad y la apnea del sueño

Según cifras recientes, entre 50 y 70 millones de personas sufren trastornos del sueño. Y a pesar de que puede afectar significativamente a la calidad de vida de una persona, sólo uno mismo puede acabar con ella. La apnea del sueño es un trastorno que se padece mientras se duerme. Básicamente, se produce cuando las vías respiratorias de una persona se obstruyen durante el sueño y el individuo deja de respirar. Sin embargo, la apnea es letal en casos raros y muy extremos. Lo normal, es que las personas simplemente se despierten muchas veces durante la noche y que se vean privados de una noche de sueño reparador donde el individuo descanse.

Para las personas que sufren de apnea del sueño, los síntomas de este trastorno son los mismos a los de una persona que no ha tenido un sueño conciliador. Se quejan de dolores de cabeza terribles durante todo el día, el cansancio es infinito, así como cambios de humor e incluso cambios en su personalidad. La fatiga constante tiene una serie de inconvenientes que pueden llegar a ser peligrosos. Para empezar, las personas que sufren de apnea del sueño son mucho más propensas a quedarse dormidos al volante que otro conductor, como también se puede quedar dormido en el trabajo.

Por consiguiente, ¿cuál es la razón que hay detrás de un número creciente de este trastorno en las personas? No es otra cosa que la obesidad. La apnea del sueño es mucho más común en individuos con sobrepeso y con obesidad en especial de cualquier edad o sexo. ¿Por qué es esto así? Realmente tiene que ver con el tamaño desproporcionado de las amígdalas, de la lengua, así como de la grasa en el cuello. Esto provoca que la respiración sea más difícil para las personas obesas, sobre todo cuando duermen. Como era de esperar, para que una persona duerma bien por la noche la vía aérea debe ser clara y relajada. Pero para personas con más peso, muchas veces los músculos de la faringe o garganta, no pueden relajarse porque se está obstaculizando.

Otro efecto secundario desafortunado de la enfermedad, además de las noches de insomnio, es el aumento de apetito. Obviamente, si una persona pasa más tiempo despierto sin nada que hacer y, si encima ya tiene un desorden alimenticio o un problema de peso, la probabilidad de que se dediquen a picar por las noches es bastante alta. Por supuesto, esto sólo lleva agrava la situación.

Otros síntomas que están estrechamente relacionados con la apnea del sueño incluyen el aumento del riesgo de presión arterial o hipertensión, el colesterol alto y la diabetes.

Si tiene miedo de que pueda estar sufriendo de apnea del sueño, es importante que hable inmediatamente con su médico.

Be Sociable, Share!

Dejar una respuesta