Consejos para perder peso de forma saludable

La obesidad infantil

Los médicos y nutricionistas coinciden en que una de las novedades más sorprendentes en los últimos años con respecto a la dieta y al ejercicio es el increíble aumento de la obesidad en niños y adolescentes. Según cifras recientes, más de un tercio de los menores entre edades de 2 a 17 años tienen sobrepeso y más de la mitad de ellos son oficialmente obesos. Pero el hecho es que las tasas de obesidad en los niños han ido en aumento desde hace más de dos décadas y se han disparado en los últimos años.

¿Por qué los niños y niñas tienen sobrepeso? No es una pregunta fácil de responder, ya que requiere un examen cuidadoso de la cultura, la comida, y las tendencias sociales. Pero existen algunas razones muy obvias. Para empezar, los jóvenes comen más comida basura de lo que nunca antes se había comido. La consumen en la escuela, en casa, y cuando salen con sus amigos. Y no tienen garantizado ni una comida saludable al día. Una razón puede que sea porque los padres están tan ocupados que no pierden tiempo en preparar las comidas adecuadas. Esta actitud ha tenido un efecto desastroso en la dieta y en los hábitos de millones de niños estadounidenses, que han demostrado por sus padres que la comida rápida es un sustituto adecuado de alimentos sanos.

Por tanto, lo único que conseguimos si no alimentamos adecuadamente a nuestros y nos les obligamos a practicar deporte con asiduidad, estamos creando es una generación de niños y niñas, cuyas dietas son pobres en nutrientes y con un estilo de vida cada vez más sedentario. Esta combinación peligrosa dará lugar a una generación de adultos con sobrepeso y obesidad que sólo basan su alimentación en la comida rápida y que se olvidan por completo del ejercicio.

No debemos dejar de lado el cuidado de los jóvenes, ya que cada vez más, están padeciendo enfermedades, trastornos u otras condiciones que antes sólo padecían las personas adultas. Por ejemplo, el número de niños que han sido diagnosticados con diabetes del adulto (diabetes tipo 2) se ha cuadruplicado en la última década.

Otro de los problemas cada vez más frecuente en los niños es el síndrome de hipoventilación-obesidad. Aunque es relativamente raro, casi un diez por ciento de las personas que son diagnosticadas con él son niños obesos. Y aunque es difícil de definir, ya que incluye una amplia gama de trastornos, en general se asocia a la apnea del sueño (dificultad para respirar durante el sueño), insomnio, mala memoria, e incluso hiperactividad como los síntomas del síndrome más conocidos de sufrir hipoventilación-obesidad.

Probablemente el más grave de estos síntomas o trastorno es la apnea del sueño porque debilita la condición física del joven. Después de todo, cuando una persona no duerme bien por la noche, es inevitable que afecte a su capacidad para concentrarse y para mantenerse activo.

Al igual que con la apnea del sueño en los adultos, las vías respiratorias se obstruyen, o incluso, se bloquean por el aumento de peso en el cuello, lo que empuja hacia abajo en la faringe y hace más difícil relajarse y respirar durante el sueño. A menudo, los niños y niñas obesos tienen dificultades para respirar y luego se despiertan de repente, durante la noche. Actualmente, no existe una solución conocida para la apnea del sueño, pero por ejemplo, las máscaras de respiración especiales pueden servir de ayudar a mantener abiertas las vías respiratorias durante el sueño.

Be Sociable, Share!

Dejar una respuesta