Consejos para perder peso de forma saludable

El cáncer y la obesidad

Durante años, numerosos médicos de cabecera han ensalzado los beneficios de hacer ejercicio. Además de mantener el aspecto del cuerpo en forma, también ayuda a reducir los niveles de estrés y a disminuir el riesgo de enfermedades mortales o trastornos como la diabetes, las enfermedades del corazón y el derrame cerebral. Recientemente, médicos y científicos han comenzado a prestar más atención a otras enfermedades mortales que, desde hace tiempo sospechan pueda tener una asociación con el peso corporal. Dicha enfermedad es el cáncer y es una de las enfermedades más mortales y, por desgracia, de las más comunes que existen.
Los tipos de cáncer que recientemente han sido relacionados con la obesidad son el de colon, el de mama, el de riñón y el de próstata. También podrían incluirse otros no tan comunes como el de la vesícula biliar y el cáncer de esófago, ya que son más comunes en personas obesas. Una cosa que sabemos con certeza es que la gente saludable y en forma es menos propensa a que se les diagnostique cáncer que a las personas que sufren obesidad.

Cáncer de mama

El cáncer de mama es, sin duda, el tipo más común de cáncer en el mundo con más de siete millones de muertes al año.
Un estudio descubrió que las mujeres obesas que son posmenopáusicas tienen casi tres veces más probabilidades de padecer esta enfermedad. Una de las razones es que la menopausia hace que la mayoría de las mujeres aumenten de peso. La causa viene por la hormona femenina estrógeno, que se produce en los ovarios antes de la menopausia, y se obtiene de la grasa corporal después de la menopausia, cuando los ovarios ya no cumplen su función. Por lo tanto, cuanto más peso tiene la una mujer post menopáusica, más estrógeno se crea en el cuerpo, y, además, sin una regulación adecuada. Por ello, muchos médicos creen que este es el enlace clave entre la obesidad y el cáncer de mama.

Cáncer de colon

A pesar de que no tiene el mismo nivel de conciencia como el cáncer de mama, el cáncer de colon es una enfermedad sumamente mortal y actualmente es el tercer cáncer más común en los Estados Unidos. En una serie de estudios, los investigadores han señalado un exceso de consumo de calorías como el principal factor de riesgo para contraer esta enfermedad. Cuando una persona gana peso, su cuerpo produce más insulina, y con el tiempo, si no pierde peso, existe una alta probabilidad de que su cuerpo genere resistencia a la insulina, cuando ésta es necesaria para realizar diversas funciones importantes. En una persona que se mantiene en forma, la insulina ayuda al cuerpo a descomponer los carbohidratos (glucosa) para promover las funciones saludables, tales como el crecimiento muscular. Pero en las personas obesas que ya no son sensibles a la insulina, su cuerpo no puede descomponer los carbohidratos de una manera eficiente.

Las estadísticas

Recientemente, la Sociedad Americana del Cáncer ha publicado los resultados de su estudio más importante hasta la fecha sobre la relación entre el cáncer y la obesidad. El estudio reveló que de los casi un millón de participantes-de los cuales ninguno tenía cáncer en el momento-más de 50.000 de ellos habían muerto de algún tipo de cáncer. Sin embargo, lo sorprendente fue que más del veinte por ciento de esas muertes por cáncer tenía algo que ver con el peso del paciente, es decir, que tenían sobrepeso o eran obesos.

Be Sociable, Share!

Dejar una respuesta